INICIO>AGUAS>AGUAS DE PISCINAS>ARTICULOS 
918_240_piscinas
Sobre el Autor  Los errores más comunes en el Mantenimiento de Piscinas Laboratorio CSR
csr_logo_cuadrado

Fernando Sola Redondo es Director Técnico del Laboratorio y Consultoría CSR SERVICIOS.

www.csrservicios.es

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Aguas_1_150_150
El mantenimiento de una piscina puede ser una cosa sumamente sencilla, por suerte o por conocimientos, o un verdadero calvario.


En este sencillo artículo queremos hacer un repaso a los 10 errores más comunes que se comenten en el mantenimiento de una piscina.

Las pautas de control, así como las actividades descritas en el presente artículo están planteadas para piscinas particulares. Las piscinas de uso público están regidas por reglamentaciones Higiénico-Sanitarias autonómicas que deben ser cumplidas por los propietarios o responsables de las instalaciones.

Al final del artículo podrá encontrar documentos para descarga sobre mantenimiento de pisicnas.

1. No chequear las condiciones de pH y Cloro con una periodicidad adecuada. En verano se debe controlar, como mínimo, dos veces por semana. Si no se controlan estas condiciones con la periodicidad adecuada, es posible que cuando se controlen se requieran grandes ajustes o estos lleguen demasiado tarde. Mantener el pH entre 6,5 - 8 y el Cloro entre 1 - 2 mg/L.

2. Dejar que el pH suba de 8,5. A este pH el cloro es activo solo un 10 %. A pH 7 el cloro es un 73 % activo y a pH 7,5 un 50 %. Por tanto, es de vital importancia que se mantenga el pH dentro de los niveles óptimos, no solo por la actividad del cloro, sino por la salud de los bañistas.

3. No mantener la alcalinidad entre 80 - 140 ppm. Una alcalinidad muy alta o muy baja puede afectar al equilibrio del agua, y en definitiva, a la capacidad del desinfectante que se utilice. En muchos casos el agua de que se dispone tiene una alcalinidad extrema y no se tiene en cuenta. En estos casos se debe consultar con un experto para saber qué tipos de tratamientos se han de realizar.

4. No chequear la Dureza y Sales Disueltas. Se recomienda hacerlo cada dos meses. La cantidad de sales disueltas y dureza, sobre todo su evolución, puede indicar que algo no se está haciendo bien en el tratamiento y dando lugar a desequilibrios químicos muy dificilmente recuperables.

5. No realizar un mantenimiento adecuado de las celdas de producción de cloro en los sistemas de cloración salina. Si la celda está sucia, con cal o presenta corrosión, la cantidad de cloro que se produce se ve muy reducida.

6. Lavar los filtros de arena con demasiada frecuencia sin motivo aparente. Si se lavan los filtros demasiado, se está perdiendo agua tratada y hay que sustituirla por agua qua hay que tratar. La mayoría de filtros no se han de lavar hasta que su presión no es de 8 -10 PSI. Poner especial atención en su manejo. 

7. No lavar la cesta de los skimmers. Si se acumulan restos en las cestas la circulación de agua se reduce y las eficiencias de la depuración y desinfección se ven mermadas.

8. Añadir los productos, en especial el hipoclorito sódico, a pleno sol. Para evitar pérdidas se deben añadir a la puesta de sol o emplear productos con aditivos que eviten su volatilización con el sol. 

9. No cepillar la superficie o azulejos. Si se deja que se deposite cal, pequeñas algas o biofilm, se favorecerá la prolioferación de contaminantes en el vaso de la piscina de manera incontrolada. Es decir, la suciedad que se pudiera acumular en las paredes en el nivel del agua que no se elimina con el sistema de depuración automático, debe ser limpiado a mano cuando se empieza a formar para evitar problemas mayores. También es indicador de que no se está depurando o desinfectando adecuadamente el agua.

10. No mantener el suficiente tiempo en circulación el sistema de depuración. Las horas de depuración dependen de la capacidad de la pisicna (m3), el caudal de la bomba (m3/h) y la temperatua del agua. Para temperaturas superiores a 15 ºC se puede utilizar la siguiente fórmula:

Horas=(T/10)*(Vp/Q)

donde:
T= temperatura del agua en ºC
Vp= Volumen de la piscina
Q= Caudal de la bomba 

Así, para una piscina de 40 m3 y una bomba de 8 m3/h, a una temperatura de 18ºC se necesita 9 h de depuración.

Artículos Relacionados



Documentos en Descarga


AnchoArticulo_550

 

logocsr

Nuestros Datos

CSR SERVICIOS
CENTRAL
Úbeda (Jaén) 


DELEGACIÓN LA MANCHA
Alcázar de San Juan (CR)


Síguenos en

FacebookTwitterNewsLetterGoogle